Pisa. Sognando verso la Torre.

Último vistazo al mar y comenzamos el camino a Pisa, con un poco de ayuda de un mozo improvisado para subir la pendiente de Riomaggiore y recuperar así mi coche. Viaje de hora y media con atasco incluido y, según estoy llegando a Pisa, comienza a diluviar. De nuevo mi maleta y yo atravesando peripecias 🙂

Me dispongo a pasear por Pisa para ver qué me depara la ciudad pero el paseo ha sido corto ya que no llevaba andando ni diez minutos cuando he visto la Torre. Es uno de los monumentos símbolo del turismo pero es mucho más que eso. La famosísima Torre di Pisa forma parte del complejo de la Piazza Miracoli, compuesto por la Catedral de Santa María Asunta, el Baptisterio, el Camposanto y el campanario, esto es, la Torre de Pisa. ¿Mi impresión? Más bonita de lo que me imaginaba, en general el complejo me ha sorprendido gratamente, pero también más pequeña.

wp-image--746784841

wp-image-1918072595
Catedral Santa María Asunta (Fachada)
wp-image-1570803853
Catedral Santa María Asunta (Ábside)

Después de las típicas fotos sujetando la Torre, he paseado por la ciudad y lo cierto es que me parece un lugar con mucho encanto, de ese que tienen las ciudades decadentes que consiguen llegar al corazón, y con algunos rincones altamente recomendables. Me ha gustado especialmente la Piazza dei Cavalieri.

Por la tarde me he aventurado a entrar en cada uno de los edificios del complejo, subida a la Torre incluida. He empezado por el Baptisterio, con un interior de estilo pulcro, sin mucho ornamento, obediente a su utilidad; las vistas desde la planta alta del mismo son espectaculares.

wp-image--1636218777

No he conseguido cita previa para subir a la Torre de Pisa hasta las 8 de la tarde pero allí estaba la primera en la fila para iniciar la subida, con la emoción contenida de cuándo te vas a subir a una atracción. ¡Allá vamos!

La subida de 251 escalones en una torre torcida es toda una experiencia porque, según intentaba subir, la Torre me empujaba contra el lado derecho continuamente. He llegado arriba sin aliento para descubrir el último regalo que Italia me tenía preparado en forma de atardecer, de nuevo no tengo palabras para describirlo.

wp-image--2110141651

Y con Pisa termina mi aventura, con las energías cargadas, los bolsillos llenos de recuerdos bonitos y de cosas que he aprendido, tanto de observar a la gente, como de lo que me han ido contando acerca de los lugares que he visitado y, lo más importante, de mí misma. Grazie Italia por acogerme y tratarme tan bien, este viaje siempre será especial para mí. Y gracias a vosotros, que habéis seguido cada paso tanto en el blog como fuera de él, y habéis hecho imposible que me sintiera sola ni un minuto.

Es importante saber donde ir pero más importante es tener dónde regresar. ¡Volvemos a casa!

4 comentarios sobre “Pisa. Sognando verso la Torre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s