Florencia. L´amore.

Amanece mi primer día completo en Florencia y arrancamos la jornada en Santa Maria di Fiore, que hoy desmerece ligeramente por el calor abrasador y las colas interminables de turistas. Lo primero, pasar por la Puerta del Paraíso para ver el bellísimo baptisterio. En segundo lugar, para empezar el día con fuerza, subo los 300 escalones del Campanile di Giotto para contemplar la catedral desde cerca y así poder observar los detalles de su arquitectura y su decoración. La vista es impresionante.

Continuamos el día con la Galleria della Accademia. Entro en una sala con mi despiste habitual y una figura esbelta y colosal me impacta: el David, de Miguel Ángel. Podría estar horas observando cada detalle de la escultura y es que resulta increíble que el frío mármol pueda tener venas, vello, uñas…Me ha resultado curioso saber que el famoso David fue un bloque de mármol sobrante de la construcción del Palazzo Vecchio que Miguel Ángel reclamó para poder trabajar con él. A día de hoy, cientos de turistas, miles quizá, hacen cola bajo el Sol para verlo.

IMG_20170805_133201

De vuelta al hotel para un pequeño descanso, decido que es el momento de probar uno de los riquísimos gelatos artigianales italianos y elijo la Gelateria La Strega Nocciola, que ha resultado ser una gran elección. De aspecto tradicional y muy acogedor, tienen los mejores helados que he probado hasta el momento.

pict_20170805_154137.jpg

Para despedir la tarde cuando empezaba a caer, me he acercado al Ponte della Trinitá a ver desde allí el atardecer y ha resultado ser un auténtico espectáculo. Cada minuto que pasaba, los colores del cielo iban cambiando y con ellos también Florencia, a ella todos le sientan bien 🙂

IMG_20170805_201318

Y llega la noche para dar paso a la música en directo y las luces elegantes e íntimas que adornan la ciudad. Cierro el día cenando frente al Palazzo Vecchio y dando un paseo sin ganas de volver a la habitación, comprobando que Florencia está también bonita de noche.

Experimento esa sensación de mariposas en el estómago y no poder parar de sonreír. Imparable. Me he enamorado de Florencia perdidamente y sin remisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s